Cuando se pierde a un ser querido, la vida jamás vuelve a ser igual.

Entretenimiento 66417 Visitas

Quiero gritar al mundo lo mucho que te extraño. En estos momentos me encantaría que estuvieras a mi lado, compartiendo un amor que sólo tú me sabes dar.

Tu recuerdo llega a mi mente a todas horas, pero es significativamente fuerte por las mañanas cuando sale el sol, me bendices con un horizonte plagado luz y amor por el nuevo día, y de la misma manera te despides por la noche, aunque yo sé que me sigues observando desde ese cielo estrellado, que me cuidas desde arriba y que tú también me echas de menos.

Tú siempre estarás ahí para cuidarme y para guiar mis pasos, que siga mi camino y que no me estanque porque eso querías para mí, que fuera una mujer exitosa, sin miedos y con mucha esperanza.

Sé que tus alas se abren para arroparme en mis momentos difíciles, y con esas alas llenas de luz me transmites seguridad, amor y tranquilidad porque las cosas estarán bien, por eso me abandono en ti, para escuchar esa voz que me guía desde el cielo.

Sigues siendo el alma con la que quiero compartir lo bueno que me sucede, y en la que quiero apoyar mi cabeza cuando las cosas andan mal.

Me arrepiento de no haber sido lo mejor en tu vida, te amé y te sigo amando, pero nunca es suficiente para un ser tan excepcional como tú.

Extraño las horas que hablábamos por teléfono, extraño llegar a casa y no verte, no disfrutar tu sonrisa y la alegría de verme.

Pero estoy tranquila porque sé que desde el cielo me cuidas, te doy las gracias porque eres la luz que me iluminas, me guía y me protege. Por ser mi ángel que durante el día camina a mi lado y por la noche vela mi sueño.

Compartir

Comentarios