Mi mamá me enseñó de todo, menos a vivir sin ella…

Entretenimiento 22441 Visitas

Mi madre, una mujer fuerte, valiente, lista y protectora; me enseñó todo. Me enseñó a limpiarme las lágrimas, a levantarme aún con el corazón roto, a trabajar, duro, para darle lo mejor a mis hijos. Me enseñó que una mujer siempre puede, que no necesita de un hombre para salir adelante, me enseñó todo, menos a estar sin ella.

Mi madre, me enseñó que la vida no es fácil, que hay que luchar por lo que uno quiere, que hay que romper los miedos y que siempre viene algo mejor para nuestros hijos. No, no lo que uno no pudo ser o hacer, algo que les haga alcanzar sus sueños, algo que haga que sanen y sean más felices, que lo que uno fue.

MI MADRE ME ENSEÑÓ DE TODO, MENOS A VIVIR SIN ELLA…

Mi madre me enseñó a amar de forma incondicional, a ayudar a los otros, incluso cuando no tienes. Mi madre me enseñó que el dinero no es nada, no vale si no lo inviertes en algo que te haga feliz. Me enseñó a atreverme, a vivir el hoy, a amar a mis hermanos y frecuentar a la familia.

Mi madre me enseñó todo, menos a estar sin ella. Mi madre no me dijo que al partir sentiría este dolor inmenso en mi corazón, no me habló de la desesperación que me daría cuando no pudiera verla más.

Mi madre no me enseñó a estar sin ella. No me dijo qué hacer cuando quisiera llamarla y no tener respuesta. No me dijo que la recordaría al estar en la cocina, antes de irme a la cama, ni al ver el cielo. Mi madre no me advirtió que con suspiros vería aquella estrella.

Mi madre no me enseñó a estar sin ella. Pero, me dio el más grande ejemplo de fortaleza, de sonreír con dolor, de saborear la vida, de agradecer a Dios. Por eso sigo aquí, porque la veo en sus dulces favoritos, en sus frases vagando en mi mente, en el olor de su habitación.

Gracias mamá…

Si te gustó nuestro artículo no olvides compartirlo con tus amigos en las redes sociales!

Compartir

Comentarios