Ser abuela es una bendición.

Consejos 3972 Visitas

Cuando recibes la noticia de que vas a ser abuela por primera vez, dejas atrás la fase de ser solo madre para emprender una nueva aventura igual de emocionante.

Ser abuela es un acontecimiento muy especial en la vida de toda mujer. No se trata, como en muchas ocasiones se dice, de volver a ser madre, sino de adoptar un papel muy importante y distinto al de la maternidad. De hecho, los abuelos resultan ser una pieza clave en las familias, especialmente en la sociedad en la que vivimos.

Sin embargo, esto no significa que como abuela dejes de ser madre. Aunque tus hijos hayan sido a su vez padres, por muy mayores que sean, nunca dejarán de necesitar tu sabiduría, experiencia y apoyo. Así que, después de todo lo expuesto… ¿qué cambia siendo abuela y cuál ha de ser tu rol?

El deber de una abuela

Ser abuela no significa tener que dedicarte a hornear bizcochos y tejer jerséis para tu nieto. Cada persona tiene sus gustos y valores, y en base a ellos te distinguirás como abuela. Porque como tal, tu principal deber será transmitirle esos principios a tu nieto.

Lo ayudarás a descubrir el mundo y, a través de sus experiencias, a descubrirse a sí mismo. Tendrás que acompañarlo en un viaje largo y difícil, lleno de aventuras y emociones. Apoyarlo y aconsejarlo, transmitiendo la sabiduría que has adquirido con los años, será tu misión. Y al tiempo que lo guíes, aprenderás y disfrutarás junto a él.

Recuerda siempre esto: «Ser abuela, no me hace vieja… Me hace ser Bendecida»

Compartir

Comentarios