Querida Amiga, siempre estás presente en mi corazón.

Consejos 99345 Visitas

Amiga, simplemente gracias por entregarme tanto.

Contigo aprendí que el estar rodeada de muchas personas a las cuales consideraba mis «amigos» no me aseguraba que verdaderamente hubiese experimentado lo que es tener una amistad genuina.

Me enseñaste que los amigos no solo están en los momentos de gozo y alegría sino que también en los de desanimo y tristeza.

Gracias por aceptarme como soy, no juzgarme pero a la vez afirmarme cuando ves que estoy haciendo algo mal y animarme cuando estoy haciendo algo bien.

Gracias por las sonrisas que provocaste y las lagrimas que paraste. Por estas y muchas cosas más que ya conoces… ¡Muchas gracias!

Compartir

Comentarios