Nunca grites tu felicidad tan alto, LA ENVIDIA tiene el sueño muy liviano.

Entretenimiento 308 Visitas

Gritar tu felicidad tan alto, puede traer la atención de la envidia… procura ser humilde y reservado en tu algarabía.

Me encanta 1 Pedro 5:5: Dios se opone a los orgullosos, pero favorece a los humildes. A ese versículo lo llamo la ley del favor; está en el centro de mi sistema operativo espiritual.

Dios no puede bendecir el orgullo. No bendecirá el orgullo. Sin embargo, si cultivamos una postura de humildad, no se puede impedir que Dios bendiga, favorezca y dé honra. Solo sé esto: ¡No quiero que Dios se oponga a mí! Entonces, mi única opción es cultivar un espíritu de humildad.

Cada vez me convenzo más de que la humildad es una de las principales virtudes. Cuando uno es arrogante, habrá resistencia. En cambio, si actuamos con un espíritu de humildad, el mundo vendrá a ayudarnos. Y, lo que es más importante, el Todopoderoso vendrá en nuestro auxilio.

El espíritu de orgullo nunca gana. El espíritu de humildad siempre es victorioso. No se puede perder al obrar con humildad. ¿Alguna vez se aprovecharán de ti? Claro. Sin embargo, Dios te honrará. ¿Tendrás que admitir errores en algún momento? ¡Por supuesto! Sin embargo, el resultado global será que tendrás el favor de Dios. Mark Batterson

Compartir

Comentarios