A veces lloramos no porque seamos débiles

Entretenimiento 2455 Visitas

A veces lloramos no porque seamos débiles, sino porque nos cansamos de ser fuertes.

Ser fuerte implica contener en el alma todo lo bueno y lo malo que puede ocurrirte, contenerlo hasta el punto que ya nada quepa, ni siquiera el aire que respiras, dejándote no mas opción que liberarlo, dejarlo salir, y que todo ocurra de nuevo.

La liberación de ello trae consigo la gota que rebalso el vaso, mas bien la lagrima que recorre en estos momentos por tu mejilla, la que sigue trayendo con cada recuerdo otra parecida.

Y los fuertes, los que al contrario de débiles, controlamos nuestros sentimientos, entendemos su proceso, respetamos el momento, comprendemos que ésta es la mejor manera, antes que enojarnos, vengarnos, o culpar a alguien por todo lo ocurrido, lo procesamos, y a su debido momento, lo dejamos ir como tiene que ser, a través del llanto

Compartir

Comentarios